Neurorehabilitación

Conoce nuestro centro asistencial privado en régimen ambulatorio.
Orientado a la rehabilitación integral de pacientes.

Atención Infantil

Desde el nacimiento hasta la adolescencia. Nos preocupamos del bienestar de tu hijo.

En S.IR.N. “Cerca de Ti”

¡Deseamos Ayudarte!

Comparte tu experiencia en la redes sociales.

Share this post

¿Quienes Somos?

Nuestras iniciales S.I.R.N. corresponden a Servicio Integral de Rehabilitación Neurológica.

El SIRN nace en el año 1998 como una pequeña sociedad entre cuatro amigos fruto del interés común para trabajar y ayudar a personas con afectaciones neurológicas. Con el paso del tiempo esta pequeña sociedad ha ido creciendo para convertirse en un centro de referencia en el que trabajan más de 20 personas. Con el tiempo las cosas han ido cambiando, se han ampliado y mejorado las instalaciones, hemos aprendido día a día de los pacientes y sus familias pero se mantiene intacto el espíritu y el objetivo inicial: trabajar para y por las personas.

Quienes somos Sirn

Nuestros Servicios

Dirección Asistencial

Nuestro equipo está formado por los siguientes profesionales: médico neurólogo (asesoramiento médico, control farmacológico), fisioterapeutas, neuropsicólogas, logopedas, y terapeuta ocupacional.

Nuestra Metodología

La tipología de paciente que atendemos al SIRN necesita una atención individualizada e intensiva. Cada lesión es diferente, cada paciente tiene unas características idiosincrásicas, para conseguir una mejor eficacia es necesario diseñar un tratamiento personalizado


¿Cuales serían los pasos?

Inicialmente se realiza una primera valoración en que participan todos los servicios que el paciente pueda precisar. Esta valoración aporta información sobre el estado actual del paciente, tanto físico como cognitivo. Una vez hecha la valoración, el equipo se reúne y expone los objetivos de cada servicio y se planifica una intervención integrando todas las recomendaciones terapéuticas en el plan rehabilitador.

Posteriormente, mediante la entrega de un informe en el que constan los resultados de la valoración inicial y las recomendaciones terapéuticas, se realiza una reunión con la familia donde se exponen las propuestas del tratamiento rehabilitador integral.

Pasados tres meses del inicio del tratamiento, se realiza una  nueva valorización para evaluar la evolución y volver a diseñar, si es necesario, los objetivos iniciales. Posteriormente, se programarán valoraciones de forma regular y periódica. de este modo se realizan reuniones con la familia que permiten ofrecer el acompañamiento emocional y asesoramiento adecuado ante las dificultades que se encuentran.

¿Que Servicio Necesitas?

En función de la patología y necesidades del usuario se ofrecen sesiones de 1h o 30 minutos. Aconsejamos que la primera visita que se realice sea de 1h para poder realizar una buena exploración y historia clínica y así poder orientar mejor al paciente.

En los tratamientos usamos todo tipo de técnicas manuales de movilización de las distintas estructuras, masoterapia, estiramientos.

Si es necesario disponemos de una máquina de electroterapia, infrarojo y ultrasonido para tratar el dolor y la inflamación. También disponemos de una máquina de vibración para relajar o potenciar (según programa y necesidades) los segmentos corporales que se precisen.

Hay personal especializado en el tratamiento del dolor miofascial mediante técnica conservadora de digitoterápia o bien si se precisa mediante técnica invasiva de punción seca (superficial y/o profunda).

El fisioterapeuta dará consejos o pautas de autotratamiento para que el paciente se involucre en su propia rehabilitación y el tratamiento sea aun más eficaz y pueda reeducar esas posibles posturas que puedan estar perpetuando la problemática.

En la primera visita con el fisioterapeuta se obtienen los objetivos principales y una pauta inicial de tratamiento. Será durante las primeras sesiones que se irán definiendo mejor los objetivos a corto y a largo plazo.

Tenemos dos objetivos principales: la mejora de la calidad de vida del paciente, intentando incrementar su autonomía, y la disminución del dolor en la medida que sea posible. Damos importancia a las actividades diarias básicas como son las transferencias, los cambios posturales, la bipedestación y el andar como modo de normalización del tono y fuerza muscular.

En la primera sesión se realiza una historia osteopática del paciente, y una exploración completa de todo el cuerpo, para realizar un diagnóstico ostopático preciso.

El tratamiento osteopático consiste en tratar las disfunciones, la hipermovilidad o hipomovilidad que se puedan encontrar en la columna vertebral, las articulaciones, el sistema nervioso, el sistema muscular, las vísceras, el cráneo.

El tratamiento se lleva a cabo por un especialista formado en fisioterapia, osteopatía, punción seca, medicina ortomolecular, y tratamiento auriculo-temporo-mandibular, además de otras especialidades complementarias, como neurodinámicas, ganchos, cursos de nutrición, kinesiotape, etc.

En la clínica de la memoria, queremos ofrecer un servicio especializado para detectar y tratar tanto las pequeñas quejas de memoria como los problemas de envejecimiento y posibles demencias.

Inicialmente se realiza una valoración completa del funcionamiento de la memoria de manera individualizada, para de esta manera, poder aportar las soluciones e intervenciones adecuadas.

El objetivo principal de la intervención es minimizar el impacto de los problemas de memoria en la vida diaria a través del aprendizaje específico de habilidades y estrategias restitutivas, así como ayudas externas como móviles, agendas, calendarios, tabletas electrónicas u otros dispositivos para compensar las dificultades.

Las intervenciones pueden ser individuales o grupales. Las sesiones individuales son más específicas y nos permiten trabajar de una forma más precisa sobre aquellas necesidades que están repercutiendo en las actividades de la vida diaria. Por otro lado, las sesiones grupales facilitan la interacción entre los miembros del grupo para realizar actividades de manera más dinámica y generalizada al ambiente de la vida diaria.

En los talleres de memoria se realizan ejercicios de estimulación cognitiva para ayudar a nuestro cerebro a mantener un buen funcionamiento cognitivo, además de ofrecer pautas y estrategias para mejorar la memoria. Nos permiten además compartir experiencias y ofrecer un espacio de intercambio de experiencias.

Durante las sesiones de rehabilitación neuropsicológica se realizan ejercicios de estimulación cognitiva con el fin de restablecer la función afectada, así como se aportan estrategias compensatorias para ayudar a contrarrestar las dificultades observadas. Mediante la psicoeducación y acompañamiento emocional se procura ayudar al paciente a ser consciente y aceptar sus limitaciones.

De forma periódica y según las necesidades de los familiares se mantienen sesiones de asesoramiento a las familias, procurando una escucha activa, acompañamiento emocional y a su vez dando apoyo y consejo para un mejor manejo de la situación.


Conóce algunos de los consejos de nuestros expertos en SIRN


  • HUGO-ESCRIBIENDO.jpg

    ¿Qué son las funciones ejecutivas (FFEE)?

    ¿Qué son las funciones ejecutivas (FFEE)?

    Las funciones ejecutivas (FFEE, en adelante) se definen como un conjunto de capacidades cognitivas interrelacionadas que incluyen una o más de los siguientes aspectos:

    1. a) control atencional
    2. b) planificación/establecimiento de metas y resolución de problemas
    3. c) flexibilidad cognitiva de pensamiento y de acción
    4. d) formación y abstracción de conceptos
    5. e) procesamiento de la información
    6. f) cognición social

    (Anderson, 2002; Anderson, Anderson, Northam, Jacobs y Catropa, 2001).

    Estas son las que diferencian al adulto de un niño y son las responsables de que puedan tomar decisiones más acertadas y planificadas y, en definitiva llevar a cabo una conducta propositiva a la vez que estas funciones van madurando. Las funciones ejecutivas en el cerebro adulto se localizan en las áreas prefrontales de nuestro cerebro. No obstante, en el niño inicialmente necesitan múltiples áreas no sólo frontales, sino también extrafrontales para desarrollarse adecuadamente mientras se van especializando y localizando a lo largo del crecimiento neurobiológico.

    La afectación de las FFEE produce déficits cognitivos, sociales y conductuales que repercuten en la independencia y autonomía de las actividades de la vida diaria (Goldenberg, Oder, Spatt y Podreka, 1992).

     

    ¿Cómo se desarrollan las funciones ejecutivas?

    Las FFEE se empiezan a desarrollar en el primer año de vida y continúan desarrollándose hasta la adolescencia tardía y la primera juventud. Por esto, en la mayoría de los casos, la disfunción ejecutiva en niños con problemas en estas áreas (TDAH, Traumatismos Cranioencefálicos, Síndrome Tourette, etc.)  no se hace  evidente hasta muchos años después. Esto pone de  manifiesto, la importancia del lóbulo frontal en el control de las funciones ejecutivas y la vulnerabilidad de éste ante algunos problemas de origen neurobiológico.

    Es difícil interpretar el desarrollo cerebral en la infancia debido, no solo, a las inconsistencias en la definición y operativización del constructo de función ejecutiva, sino además por el rápido desarrollo de éstas en la etapa infantil (Welsh y Pennington, 1988). Kelly (2000) describió diferentes ritmos de desarrollo de las funciones ejecutivas en la infancia. Según este autor, entre los 9 y 13 se desarrollan aspectos relacionados con la planificación y el uso de estrategias, mientras que la capacidad de coordinación y organización motora y la formación de conceptos verbales se desarrollan plenamente entre los 7 a los 11 años. Los procesos de fluencia y velocidad de respuesta se desarrollan entre los 7 y los 13 años.

    Por otro lado, los procesos cognitivos que conforman la función ejecutiva maduran y se van desarrollando ritmos diferentes de manera específica (Anderson, 2002). Los procesos de atención y la velocidad de procesamiento se desarrollan en la adolescencia, con un rápido desarrollo entorno a los 7-9 años y a los 15 años. La flexibilidad cognitiva y monitorización se adquieren en la infancia tardía y la adolescencia temprana.  El último proceso en finalizar su desarrollo es el establecimiento de objetivos, entre los 11 y 12 años de edad. Los procesos de atención se desarrollan durante la infancia, mientras que el procesamiento de la información, la capacidad para establecer metas y objetivos y la flexibilidad cognitiva maduran hacia los 12 años de edad. La mayoría de éstos procesos no se adquieren hasta la adolescencia y la edad adulta.

     

    ¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos/alumnos con dificultades en el funcionamiento ejecutivo a ser más autónomos en sus aprendizajes?

     

    En el control de la Atención

    Dawson and Guare (2004) así como Ylvisaker y Feeney (2002) han descrito varias estrategias con el objetivo de rehabilitar los déficit de atención en la infancia. La eficacia de estos enfoques no ha sido evaluada. Dawson y Guare (2004) sugieren pautas de modificación del entorno para mejorar el nivel de atención, así como para mejorar la capacidad de control de la inhibición de respuesta en la escuela:

    Estrategias para mejorar la atención:

    • Enseñar al niño a tomar consciencia de los tiempos de inicio y finalización de una tarea para aumentar la persistencia en el trabajo.
    • Dividir las tareas en subtareas y permitir un tiempo de descanso después de la realización de casa subtarea.
    • Asegurarse y señalar a los alumnos cuando deben estar atentos.
    • Enseñar a nuestros hijos o los alumnos cuáles son sus limitaciones de atención, de modo que puedan regular y controlar los descansos entre tareas.
    • Ayudar a diseñar un plan de trabajo a la hora de ponerse a hacer deberes.
    • Enseñar a que tomen consciencia de qué aspectos o estímulos les ayudan a mantenerse motivados para mantener la atención.
    • Transferir poco a poco la responsabilidad al niño para incentivar la autonomía.

    Estrategias para aumentar la inhibición de respuesta:

    • Hablar con nuestro hijo sobre las conductas de impulsividad que presenta.
    • Intentar buscar una conducta sustitutiva.
    • Utilizar estrategias que refuercen la utilización y puesta en práctica de la conducta sustitutiva.
    • Incrementar la supervisión.
    • Ignorar la conducta impulsiva y reforzar la conducta sustitutiva.
    • Utilizar poco a poco el refuerzo intermitente y disminuir la supervisión.

     

    En la planificación/establecimiento de metas

    Dawson y Guare (2004) proponen para trabajar los problemas de planificación las siguientes pautas

    1. Realizar programas o planificaciones horarias.
    2. Dividir y fragmentar las tareas o proyectos largos en tareas más cortas.
    3. Asignar una fecha para la entrega.
    4. Realizar preguntas al niño con el objetivo de hacerle pensar que pasos son los necesarios para realizar la tarea (por., ej: ¿Por dónde empezarás la tarea?,¿qué pasos es mejor seguir?, ¿Cuánto tiempo estimas que vas a tardar?).

     

    Por otro lado, para trabajar las dificultades de organización, un elemento fundamental es el uso de esquemas de organización, mapas conceptuales, resúmenes, etc. como sistema para organizar las actividades escolares. Por ejemplo, otras estrategias para ayudar a la organización podrían ser el uso de carpetas de diferentes colores con el fin de identificar qué trabajos son los que faltan por finalizar y aquellos que ya se han realizado. Para instaurar el uso de este tipo de estrategias, es importante la supervisión externa y reforzar positivamente su utilización. Una vez, el niño ha adquirido correctamente una estrategia, el siguiente paso es introducir otro tipo de ayudas con el fin que sepa organizarse correctamente, así mismo la supervisión ira diluyéndose y se introducirá el refuerzo intermitente.

     

     

    Marta Sanz Palau

    Neuropsicòloga

    Col. num. 21329

     

    Leer mas
    SIRN¿Qué son las funciones ejecutivas (FFEE)?
  • Neurodinámica.jpg

    Neurodinámica en la rehabilitación neurológica

    Durante las últimas décadas está creciendo el interés y la investigación en torno al efecto de la neurodinámica en la clínica de aquellas personas con patologías tanto traumatológicas como neurológicas. Aquí os presentamos algunas ideas útiles a la hora de plantearse la rehabilitación holística de cualquier persona.

    Para entender el concepto de neurodinámica debemos tener claro que el Sistema Nervioso (SN) se divide en el SN Central (SNC) compuesto por el cerebro, cerebelo, médula espinal y otras estructuras encefálicas y en el SN Periférico (SNP) compuesto por los diferentes nervios periféricos que hacen llegar las órdenes del SNC al órgano diana en cuestión (comunicación descendente) y las sensaciones de la periferia al SNC (comunicación ascendente).

    Volviendo a la globalidad del SN, es clave saber que, si consideramos el SN como un órgano en sí (D. Butler), éste presenta una serie de características fundamentales de continuidad, tanto tisular (el tejido muestra continuidad en todo su sistema), química (los neurotransmisores son los mismos en todo el SN) como de conducción eléctrica. Por tanto, ante esta idea de continuidad, podemos tratar patologías a distancia, influir y provocar efectos deseados desde zonas lejanas y mejorar la sintomatología global tratando localmente.

    Otro concepto importante es el que mencionó D. Butler, por el cual dicta que “el SN refleja fielmente y en todo momento el estado de la musculatura, así como la musculatura reproduce en todo momento y fielmente el estado del SN”. Por tanto, debemos considerar al SN y su red de cables que suponen los nervios periféricos como una pieza clave en cualquier tratamiento que nos propongamos. Por citar un ejemplo, es fácil identificar en el típico patrón de flexión de la extremidad superior plégica, mostrado en la mayoría de los pacientes con trastornos neurológicos, una posición de protección del plexo braquial (Conjunto de nervios cervicales-torácicos que inervan el brazo), el cual se tensa en la posición contraria mostrada por ellos/as.

    Ante la pregunta de cómo influir en el SNP, viendo la importancia que tiene, la respuesta es sencilla. A nadie se le escapa ya que los nervios periféricos tienen movilidad propia y son capaces de deslizarse sobre las estructuras por las que transcurren (huesos, músculos, tendones, órganos…). Por tanto, los fisioterapeutas podemos influir en este movimiento neural para conseguir mejoras en el estado general del SN. A raíz de toda esta base teórica es de donde nace el concepto de Neurodinámica.

    La Neurodinámica se define como la movilización del tejido neural, que ayuda a mejorar la mecánica y la fisiología del SN. Y no es para nada nuevo ni complicado conseguir que los nervios se muevan, se estiren o se retraigan, consiguiendo así mejoras en la fisiología del conjunto del SN. Mediante movilizaciones específicas, tanto de los miembros superiores, como inferiores y también del tronco influimos sobre las estructuras neurales, generando deslizamientos de los nervios sobre las estructuras por las que transcurren y mejorando así la sintomatología. Está indicado en procesos neurológicos tales como los TCE, lesiones medulares, EM, AVC, polineuropatías, Sde. De Guillian-Barré y/o en lesiones nerviosas.

    Dicha técnica consigue numerosos beneficios, como pueden ser la relajación muscular, la disminución de la espasticidad y del dolor, el aumento de la movilidad articular, el aumento del bienestar en general…por lo que interfiere de lleno en una mayor calidad de vida. La neurodinámica no está exenta de complicaciones, y los fisioterapeutas y demás profesionales que se aventuren a  tratar el SN debemos tener una serie de precauciones importantes, como son los procesos inflamatorios, los tumores/cáncers, las enfermedades metabólicas, los primeros meses de gestación, en niños en periodo de crecimiento,  cuando hay osteoporosis o ante infecciones bacterianas. En estos casos debemos saber que las técnicas utilizadas han de seguir unas pautas muy marcadas, utilizando técnicas indirectas a distancia, utilizando solamente algunos componentes de los tests y no superar el 50% en intensidad, entre otras.
    Por tanto, a modo de conclusión, decir que la Neurodinámica es un campo que está creciendo en importancia en el mundo de la rehabilitación y que, ante los beneficios que aporta a los pacientes, debemos tenerla muy presente a la hora de plantear cualquier plan de tratamiento, ya sea para pacientes con lesiones neurológicas como lesiones traumatológicas.

    Referencias:

    Rodríguez C. Concepto INN: Integración de la Neurodinámica en Neuro-rehabilitación. Curso EUG 2014.

    Shacklock M. Neurodinámica clínica. Madrid, ed. ElSevier, 2007.

    Castilho J. et al. Analysis of electromyographic activity in spastic bíceps brachii muscle following neural mobilization.Journal of Bodywork and Movement Therapies, 2012; 16: 364-368.

    J. Simón Cardona Coll

    Fisioterapeuta Col. 12153

    Leer mas
    SIRNNeurodinámica en la rehabilitación neurológica
  • foto-dolor.png

    La experiencia del dolor y sus dimensiones

    Para entender qué es la experiencia del dolor, primero debemos saber qué es el dolor:

    • El dolor es un experiencia sensorial desagradable provocada por estímulos que lesionan real o potencialmente los tejidos.
    • El dolor no contribuye apenas al conocimiento del ambiente, sino que constituye un mecanismo protector que previene la aparición de lesiones permanentes del organismo.
    • El dolor es siempre subjetivo. Cada individuo aprende su significado a través de experiencias vinculadas a la lesión.
    • Los estímulos dolorosos actúan de manera efectiva sobre los procesos de aprendizaje, incorporando un aspecto de experiencia.

    Qué tipos de dolor existen?

    • Dolor nocioceptivo: dolor normal, por activación de nocioceptores y vías nocioceptivas por estímulo nocivo (doloroso), por ejemplo una quemadura o una contusión.
    • Dolor inflamatorio: dolor aumentado por lesión tisular y respuesta inflamatoria. Como por ejemplo la artritis.
    • Dolor neuropático: dolor anormal, resultado de lesiones del sistema nervioso central o periférico. Por ejemplo la alodínia, que es percibir sensación de dolor por estímulos que normalmente no causan dolor, muchos pacientes expresan “cuando me acuesto me duele la pierna solo con el roce de la sábana”.

    El dolor tiene 3 dimensiones:

    Sensorial: es la encargada de transmitir el estímulo nocioceptivo (doloroso) desde la zona dónde se ha producido la lesión o alteración hasta los centros nerviosos superiores. Esta dimensión es la responsable de la detección de las características espaciales y temporales del dolor, de la intensidad y de cómo es el dolor (opresivo, quemante…)

    Emocional-Afectiva: implica la cualidad subjetiva de la experiencia de dolor, entrarían aquí los aspectos de sufrimiento, aversión, desagrado o cambios emocionales (las reacciones emocionales más vinculadas al dolor serían la ansiedad y la depresión, la ansiedad la relacionamos más con el dolor agudo y la depresión con el dolor crónico).

    Cognitiva: esta dimensión está muy relacionada con la anterior, hace referencia a las creencias, valores culturales y variables cognitivas como la autoeficacia, percepción de control y de las consecuencias de la experiencia de dolor.

    Si hay una relación coherente entre las 3 dimensiones no tenemos dolor. Al ver esta diferenciación de las dimensiones del dolor podemos decir que, a parte de los tratamientos médicos para el dolor, la intervención psicológica es un punto clave a tener en cuenta, ya que preparan al paciente para evitar catastrofismos y sea capaz de utilizar las estrategias de afrontamiento más adecuadas.

    Por lo tanto los tratamientos irán dirigidos a la reorganización cortical a través de la relación entre las diferentes dimensiones del dolor.

    Como dijo Craig en el 2003; “ La experiencia del dolor involucra el cuerpo de forma sistémica (central y periférico) y esta experiencia del dolor igual que otras experiencias del ser humano son percibidas por áreas somatosensoriales, cognitivas y afectivas. Éstas permiten dar un sentido a la experiencia que se está viviendo más o menos. Los procesos cognitivos son importantes para el sujeto sano y también lo son para el sujeto con dolor durante el proceso de rehabilitación”.

    El hipotálamo (glándula hormonal situada en el centro del cerebro), que entre otras muchas funciones se encarga de la memoria, está implicado en el circuito del dolor, por lo tanto es lógico que el dolor sea variable según la experiencia de cada uno.

    Es decir, que se según nuestras experiencias anteriores de dolor y nuestro estado emocional le daremos un sentido u otro al dolor que hemos percibido, de menor o mayor grado. En resumen; dos sujetos con una lesión idéntica la percepción del dolor que tendrán muy probablemente no sea la misma, por esto podemos decir que el dolor es subjetivo.

    Referencias:

    1. Gonzalez,E. Revisión histórica del conocimiento y tratamiento del dolor neuropático. EUG 2016
    2. Navarro X, Dolor neuropático (mecanismos fisiopatológicos y estrategias terapéuticas). EUG 2016
    3. http://revista.sedolor.es/pdf/2006_05_06.pdf 

     

     

     

    Leer mas
    SIRNLa experiencia del dolor y sus dimensiones

Comparte tu experiencia en la Redes Sociales

Admin SIRNS.I.R.N – Servicio Integral de Rehabilitación Neurológica